Presupuesto porteño 2013: Ajuste público, beneficio privado

Compartir:

Publicado en Alternativa Socialista N° 581 (25/10/12)

El miércoles 24, el ministro de Economía porteño, Néstor Grindetti, concurrió a la Legislatura a defender el proyecto de Presupuesto 2013 de Mauricio Macri. En la reunión cuestionamos toda su estructura y propusimos alternativas concretas, como desarrollamos en esta nota. Las evasivas del ministro no pudieron ocultar la lógica privatista del proyecto, que llamamos a rechazar.

La web oficial del gobierno porteño, en su ítem Comunas, dice: «los ciudadanos deciden, el gobierno realiza». Suena lindo, pero no es cierto. El proyecto de Presupuesto no se elaboró en forma participativa ni incluye las prioridades resueltas por los vecinos. Por ejemplo en el consejo consultivo de la Comuna 5 se votó instalar un centro de salud en Boedo, y en las Comunas 11 y 15 se votó instalar otro en la ex Liga Israelita. Nada de esto aparece en el proyecto macrista.
El proyecto porteño se basa en la misma cifra irreal que el Presupuesto enviado por Cristina Kirchner al Congreso: un 10.8% de inflación para 2013. ¿Por qué? Para estimar ingresos menores a los que realmente recaudarán.
Otra crítica es a la subeje-cución, es decir la no aplicación de los fondos asignados. Esto ocurre con las obras de infraestructura escolar y hospitalaria, que según los datos oficiales al primer semestre de 2012 apenas era de 27 y 23% respectivamente, cuando debería rondar el 50%. Figura plata, pero las obras no aparecen.

Crisis capitalista y desempleo

Lo único que podemos compartir de los planteos que hizo Grindetti es que la crisis y la recesión en los países centrales van a afectar a la Argentina y a la Ciudad. Al revés de lo que decía Cristina, nuestro país nunca estuvo «blindado». Es más: la crisis capitalista internacional ya golpea. Según el propio Mensaje de Macri anexo al Presupuesto, en el primer semestre de 2012 en la Ciudad el trabajo en blanco cayó un 0.9% y aumentaron el desempleo y el subempleo:


Pero tras reconocer estos problemas, no proponen ningún plan real para revertirlos y promover el trabajo genuino.
En el Presupuesto figuran programas de «asistencia laboral», «formación e inclusión para el trabajo» y «formación laboral para industrias estratégicas». ¿Qué son? Apenas unos pocos cursos y asesoramiento, pero sin ninguna meta de verdadera incorporación al empleo. El único objetivo concreto es… ¡nombrar 100 guardianes de plaza!
Está claro que a Macri no le preocupa proteger a los trabajadores, sino a los capitalistas. ¿Cómo lo hace? Mediante dos mecanismos: 1. Las exenciones fiscales. 2. Las transferencias por subsidios y contratos.

Más desigualdad impositiva

Así como a nivel nacional Cristina aplica una política fiscal regresiva, basada en el IVA y en cobrarnos Ganancias a los trabajadores, Macri hace lo mismo en la Ciudad.
Con la excusa de generar trabajo, promueve los llamados distritos: «agrupaciones empresariales e instituciones interconectadas en un área delimitada en la cual se incentiva la radicación de empresas a través de exenciones impositivas y así generar un alto grado de crecimiento económico».
A esos sectores capitalistas Macri los exime por 10 años de pagar todos los impuestos: ABL, Ingresos Brutos, Sellos, etc. Pero no existe ningún informe sobre el costo de esas exenciones ni los supuestos empleos creados. En el Distrito Tecnológico (Parque Patricios), incluso, se autorizó la instalación de los call centers, que son reconocidos precarizadores. A los distritos Tecnológico, Farmacéutico (Villa Lugano) y Audiovisual (Palermo Viejo y Villa Urquiza) se les sumará ahora el Centro Logístico (Lugano o Soldati), con exenciones a las grandes empresas de carga. Por si fuera poco, pretenden agregar los distritos del Diseño (Barracas) y de las Artes (La Boca).
¿Qué planteamos nosotros? El proyecto de reforma de ABL presentado por 10 entidades de consumidores y asumido por varios bloques opositores -incluido el nuestro-, para ampliar la exención a los jubilados, contribuyentes de bajos ingresos e inquilinos y modificar el modo de cálculo. Y también, gravar con Ingresos Brutos la compraventa de acciones y títulos en la Bolsa, hoy exenta, lo que permitiría recaudar unos 3.100 millones para utilizar en necesidades sociales.

Basura: un negocio que huele cada vez peor

La mayor transferencia de fondos a grandes capitalistas es la de la basura, principal contrato privado de la Ciudad. Mientras Macri y el PRO nos hablan de una «Ciudad Verde», más contenedores y bolsitas ecológicas en los supermercados, este enorme gasto -que en el año 2000 significaba el 4.5% del Presupuesto total- sube del 6.6 este año al 7.2 para 2013: un nuevo récord histórico. Veamos el siguiente cuadro comparativo:


En resumen, cada cuadra que limpian las cinco grandes empresas privadas (Cliba, AESA, Urbasur, Nittida e Integra) nos cuesta a los vecinos porteños un 142% más cara que el servicio estatal del Ente de Higiene Urbana. Y si a eso le sumamos la actualización que el gobierno hace año a año, el costo privado se iría… ¡al triple del servicio público!
En cambio, si se invirtiera lo necesario, se rescindieran estos contratos leoninos y se reestatizara la recolección de basura, la Ciudad podría ahorrar 1.723 millones de pesos.

Más subsidios a la educación privada

Otro gran rubro de privilegios económicos al sector privado es el de los subsidios educativos. Según el proyecto de Presupuesto presentado por Macri, el monto de los subsidios destinados a las instituciones de enseñanza de carácter privado -sean éstas confesionales o no- se incrementa en un 24%. También podemos medir este crecimiento en relación con el presupuesto educativo total:


Como es obvio, si dentro del total destinado a Educación se aumenta la proporción para las escuelas privadas es porque se disminuye la que va a las escuelas públicas. Por eso hemos presentado un proyecto de ley para la eliminación de dichos subsidios.
Aparte de conflictos como el de la imposición de cambios curriculares inconsultos en Técnicas, Media y Terciarios, o la encuesta de «evaluación» docente, la cuestión del salario mínimo merece un párrafo aparte.
Sin incluir la suma de garantía que paga la Nación mediante el FONID, el gobierno de esta Ciudad, que es el distrito más rico del país, tiene a sus maestros en un vergonzoso puesto 21º sobre los 24 del país.

La salud, enferma

Los hospitales públicos se deterioran. Los trabajadores del área cobran un 20% de sus salarios en negro. Hay un déficit de 3.000 enfermeras, las desjerar-quizan con el nefasto Decreto 260 y no las incorporan a la carrera profesional. Quieren poner a McDonald’s en el Hospital de Niños y un centro cívico en el Borda. No se abren más centros de salud. Y se siguen gastando fortunas en comprar medicamentos e insumos a laboratorios privados en vez de impulsar la producción pública. Ante esto, ¿qué propone Macri? ¡Bajar los fondos para Salud!
Si este año el presupuesto sanitario es el 21.6% del total, en 2013 planea reducirlo al 20.2%.
Como contrapartida, nosotros hemos presentado un proyecto de Ley de Emergencia Sanitaria que, entre otros puntos, incluye soluciones a estos problemas. Y respaldamos el proyecto de ley presentado por la Asociación de Licenciadas en Enfermería (ALE).

Del subte… no se habla

El del subte es un tema tabú para Macri, que hace unos meses aumentó la tarifa pero hasta hoy sigue sin hacerse cargo del servicio y encima salió a hablar de un boleto a 5.50…
El proyecto macrista 2013 para Transporte incluye obras de ampliación de la Línea H, compra de material rodante y nuevas bicisendas. Pero lo que jamás cuestiona el jefe de gobierno, al igual que Cristina, son las ganancias millonarias de la concesionaria privada Metrovías, del Grupo Roggio. Y aunque se lo preguntamos puntualmente, el ministro tampoco aclaró cuál será el costo de las bicisendas… ¡que este año costaron 100.000 pesos por cuadra!
En oposición a esta concepción hemos presentado el proyecto de reestatización del servicio de subte con control social, y también el proyecto para instalar el Premetro público del Sur en vez de más Metrobús privado como pretende Macri.
El proyecto de Presupuesto también va en perjuicio de todas las áreas públicas y a la vez profundiza una política de endeudamiento que consideramos innecesaria (ver subtitulos abajo).

No al Presupuesto de Macri

En un sentido similar al que expresamos desde nuestro bloque en la reunión con el ministro Grindetti, los diputados de Proyecto Sur y de Buenos Aires para Todos anticiparon su oposición a este Presupuesto. Inclusive, con la CTA Capital y otras organizaciones sociales, estamos trabajando juntos en la elaboración de propuestas alternativas.
Lamentablemente, no sucede lo mismo con el bloque K. Su visto bueno a la nueva ley macrista de exenciones a empresas de carga parece apuntar a un voto a favor de este Presupuesto de Macri, como hicieron el año pasado y los anteriores. ¿Los planes de Cristina con los terrenos ferroviarios y la Isla Demarchi serán la prenda de negociación con el PRO? ¿El voto del PRO en el Congreso a la antiobrera ley K de ART será un anticipo del pacto?
A todos los trabajadores, los estudiantes y los vecinos porteños, más allá de sus pertenencias políticas, los convocamos a unir fuerzas contra el Presupuesto de Mauricio Macri. No es otra cosa que ajuste público y beneficios privados.

Ajuste a todo lo público

Salarios. Nuevamente no hay partidas para aumentos. En 2013, como siempre, traerán una modificación presupuestaria donde con la excusa del aumento incluirán «actualizaciones» para los sectores privados. En 2007 los salarios representaban el 51% del Presupuesto total, mientras que en 2013 bajan al 47.5%.
Vivienda. Con un déficit habitacional en la Ciudad de casi 100.000 viviendas, el gobierno de Macri sigue bajando la proporción de este rubro: si en el 2011 fue el 3.6% del gasto total, en el 2012 bajó al 2.8 y para el 2013 será el 2.7 del Presupuesto global.
Comunas. En total, para las 15 Comunas, se propone destinarles 240 millones: poco más de un millón por mes a cada una. Es apenas un 0.6% del Presupuesto total, cuando la Ley 1.777 autoriza hasta un 5%. Es totalmente insuficiente y confirma que Macri intenta boicotear las comunas.
Seguridad. Ponen 1.300 millones en manos de una Policía Metropolitana cuya cúpula la integran ex comisarios de la Federal de la dictadura. En la Agencia Gubernamental de Control, órgano que hace las habilitaciones e inspecciones, desde 2009 está vencido el plazo para llamar a los concursos públicos para designar a los jefes.
Desarrollo Social. No se destinan fondos suficientes para la prevención y atención de la violencia de género. Los expertos recomiendan al menos un refugio cada 30.000 personas -serían 100 en la Ciudad-, pero sólo hay tres. Por eso nuestro proyecto de emergencia plantea abrir al menos un refugio por Comuna y subsidios de reinserción habitacional y laboral para las mujeres víctimas.
Cultura. Siguen sin dar solución a los conflictos de la Sala Alberdi y el Teatro Colón. Siguen sin convocar al Congreso de la Cultura, incumpliendo desde el año 2006 la Ley 2.176 de Derechos Culturales. Mantienen la política persecutoria contra los artesanos y músicos de la vía pública.

Más endeudamiento

En su Mensaje, Macri insiste en hablar del «manejo ordenado de las cuentas públicas», la «prudente política de endeudamiento para invertir en infraestructura social» y la buena «calificación credi-ticia» de la Ciudad.
¿Pero por qué seguir tomando deuda pública cuando hay recursos propios, genuinos y suficientes?
Además de los 500 millones de dólares de fines del año pasado, este año se aprobaron -sin nuestro voto- otros dos endeudamientos por 200 millones de pesos y 100 millones de dólares. En otro proyecto, Macri propone tomar deuda por 216 millones de dólares más. ¡Los bancos, chochos!
Si se anularan las exenciones fiscales y los subsidios a sectores privadas, se gravara la renta financiera, se rescindieran los contratos de la basura y se le cobraran impuestos a los casinos de Cristóbal López, sobraría plata para afrontar las inversiones necesarias sin tener que endeudar al Estado de la Ciudad y a los vecinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *