Ni con Macri, ni con los K: Buenos Aires, ¿capital mundial del amor?

Compartir:

Publicado en Alternativa Socialista Nº 575 01/08/12

Según anunció Mauricio Macri en una conferencia de prensa en el coqueto Modena Design, del 6 al 9 de setiembre se hará en nuestra Ciudad un encuentro de «espiritualidad» con figuras como Claudio María Domínguez, Cynthia Hotton, Viviana Canosa y Sri Sri Shankar, en aras de declararla la «capital mundial del amor». Sin desmedro de algunos panelistas, una de las primeras «conferencias magistrales» de ese encuentro la dará el propio Macri y se titula «El Amor a lo Público»…

 

El «amor a lo público» no es precisamente, nos parece, un rasgo que caracterice al ingeniero Macri. En toda su gestión podemos encontrar claras muestras de que su «espiritualidad» funciona justamente al revés: es el campeón de lo privado. Una rápida mirada a diez áreas de gobierno nos permite corroborarlo.

 1. El último que pague la luz

Disfrutar de un paseo por una plaza pública porteña o por el Obelisco puede significar quedarse a oscuras. Hasta hubo cortes de luz en las sedes de las Comunas 12, 13 y 15, que atienden a miles de vecinos al día. Es que Macri no pagó las facturas de luz, que debe desde hace varios meses. Aparte de posibles «chicanas» intencionadas de Edenor y Edesur, la responsabilidad política de garantizar los servicios públicos en la Ciudad de Buenos Aires es del gobierno macrista.

2. Privatización escolar

Mientras en escuelas públicas se caen techos, explotan tableros o falta gas, Macri le subió los subsidios a la educación privada y confesional. Con el reciente aumento de 153 millones, que nosotros votamos en contra, las privadas cobrarán este año $ 1.486 millones. El cierre de cursos, la reforma inconsulta en las escuelas técnicas, el uso de la Escuela 7 del Distrito 1 por alumnos de una fundación privada y la reducción del número de supervisiones escolares son otros ejemplos de esta línea privatista.

 3. No muy buena salud

¿Incendio en áreas del Hospital Álvarez? No hacen las obras. ¿Faltan enfermeras y anestesistas en todos los hospitales públicos? No les importa. ¿Creció la mortalidad infantil en el sector privado? No hay ni el más mínimo control del Estado. Es toda una política privatista en materia sanitaria. ¿La frutilla del postre? El proyecto de Macri para cederle un predio en el Hospital de Niños Gutiérrez a la empresa yanqui de comida chatarra McDonald’s, con espacio para propaganda y todo, al cual por supuesto nos oponemos.

 4. El subte, de mal en peor

Argumentando falta de plata, la empresa Metrovías -del Grupo Roggio- retiró del servicio 20 trenes. Mientras viajamos cada día peor, Macri sigue sin hacerse cargo del traspaso del subte, cuya acta firmó en diciembre. Eso sí: autorizó la suba del boleto. Si el gobierno nacional le dio a Metrovías el manejo de los ferrocarriles Sarmiento y Mitre, el responsable del mal servicio de subtes, privatizado, subsidiado ineficiente y cuyos trabajadores preanuncian medidas de fuerza por sus salarios, hoy es Macri.

5. El tema basura huele mal

El problema del depósito final es compartido con el gobernador Scioli, pero bien podría reducirse si la Ciudad cumpliera la Ley de Basura Cero y reciclara más. Lo peor es el enorme costo del servicio privado, el mayor contrato de la Ciudad, vencido y prorrogado. Con el último aumento, que también votamos en contra, las empresas embolsarán $ 2.291 millones este año. Si toda la recolección fuera estatal y hubiera un poco de «amor a lo público», se podría ahorrar la mitad de esa plata y destinarla a las necesidades sociales.

6. Subas de ABL y peajes

Macri subió las multas de tránsito y los peajes de las autopistas. Obviamente, también lo votamos en contra. A su vez, recién empezamos a pagar el ABL aumentado y ya anunciaron la suba para el 2013, que irá del 24 al 100%. Aumentos de impuestos a los vecinos y exenciones a grandes empresas privadas(1)? son la política fiscal regresiva e injusta que marca la desigual «espiritualidad» del jefe de gobierno.

7. Inseguridad y trata

Garré lo chicanea y Macri le retruca. Pero ni el gobierno porteño ni su par nacional dan respuesta al problema de la inseguridad. La Policía Metropolitana es tan represiva como la Federal. En la Agencia Gubernamental de Control, principal órgano de inspección, hace más de dos años venció el plazo para los concursos públicos para nombrar a los jefes. O sea, siguen amigos y parientes… No está buena Buenos Aires si se deja correr a los talleres clandestinos ligados a grandes marcas como Cheeky -de los Awada- y a prostíbulos como los de Raúl Martins, aportante a la campaña de Macri.

8, 9 y 10. Cultura, medios y la «reforma política»…

No quiero aburrir a los lectores. En Cultura, Macri quiere desmantelar la Sala Alberdi del Teatro San Martín, profundiza el ajuste en el Colón y no les paga los Premios Municipales a los artistas ganadores. Mientras gasta millones en propaganda oficial, desmantela el Canal Ciudad Abierta y la Radio Ciudad, incluido levantar programas como el del compañero Herman Schiller. La última de Macri es su proyecto trucho de reforma política, con la que sólo busca saldar la feroz interna del PRO y proscribir a las fuerzas políticas emergentes. ¿De qué «amor a lo público» nos va a hablar?

Los K tampoco son salida

Aunque ahora esté un poco distanciado del macrismo más por obra del gobierno nacional que por iniciativa propia, el Frente para la Victoria porteño tampoco constituye una alternativa política muy distinta. El bloque K ha votado a favor en la Legislatura o ha sido funcional a las principales medidas de Macri. Por eso, por encima de sus discursos opositores y de alguna que otra denuncia mediá-tica, tampoco propone medidas que signifiquen un cambio real. Como parte del gobierno de Cristina Kirchner y de todas las provincias donde gobiernan, los K son parte del maltrato al pueblo trabajador en todo el país.

Construir una alternativa

Los porteños y porteñas nos merecemos una opción cualitativamente superior a Macri o los K. Es imprescindible entonces avanzar en la construcción de una alternativa unitaria política y electoral. Una alternativa que vaya por la recuperación de todo lo público y por transformaciones de fondo, en el sentido de los proyectos que venimos presentando para reestatizar el subte con control social y eliminar los subsidios a la educación privada.

Desde el MST, y como parte integrante del Movimiento Proyecto Sur, apostamos a converger con las fuerzas políticas con las que trabajamos en común en la CTA y con toda otra fuerza popular o de izquierda dispuesta a avanzar en la unidad. Pino Solanas senador sería una buena candidatura de síntesis, como cabeza de una lista a la cual aportaríamos nuestros mejores candidatos y toda nuestra fuerza militante.

(1) Polo Farmacéutico, Distrito Tecnológico, Distrito Audiovisual, Centro de Logística de Cargas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *