¿Queremos un subterráneo para todos o para pocos?

Compartir:

subteimagesPublicado por Clarín el 29/03/13

Fruto del amparo que he presentado, se suspendió el tarifazo del subte. Dado que el gobierno macrista desoyó la audiencia pública y la voz crítica de 32 de los 60 diputados de la Legislatura, apelamos a la Justicia. Macri sólo presentó dos argumentos falsos. “Es por la inflación”, dice. Pero si en los últimos quince meses ésta rondó el 30%, ¿por qué pretende aumentar el subte un 220%? El otro dato es una “comparación” con dos o tres subtes, arbitraria y burda. Macri no presentó ningún otro dato técnico, porque no se hizo ninguna auditoría de los costos del subte ni del impacto que provocaría el tarifazo. Si el aumento anterior expulsó al 24% de pasajeros hacia los colectivos, ahora miles más sufrirían igual problema.
¿Consecuencias? Viajes más largos, mayor caos de tránsito y más contaminación ambiental.
Macri ya subió peajes, patentes y ABL con destino al subte. Ahora quiere subir más la tarifa y su vicejefa amaga con llevarla a $6,10. Encima, se apresta a renovarle el contrato a la concesionaria sin siquiera tener la auditoría previa. Cuida el negocio privado en evidente desmedro del servicio público. El mismo sentido tiene extender el Metrobús en vez de ampliar el subte y el Premetro. En defender las privatizaciones Macri es igual a Cristina. Además del subte y el ferrocarril Urquiza, después de la masacre de Once l a Presidenta premió a Metrovías con el Mitre y el Sarmiento. Esa empresa maneja también el San Martín, el Belgrano Sur, el Roca y el Belgrano Cargas. Un verdadero monopolio.
¿Es posible un subte eficiente? Sin duda. Y lo mismo con los trenes. Para lograrlo hay que revertir esa nefasta herencia del menemismo que son las privatizaciones y reestatizar esos servicios pero con control social para evitar la corrupción. El subte debe operarlo la empresa pública porteña SBASE bajo fiscalización de una comisión de usuarios y trabajadores.
En las principales capitales del mundo el subte es estatal, única forma de garantizar su función social. Necesitamos un subte así, para todos y no para pocos. La suspensión del aumento nos fortalece en esa perspectiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *