Ley de ampliación presupuestaria

Compartir:

sesionAleMás millones para las privadas del subte y la basura

El jueves 27, cuando este periódico sale a la calle, en la Legislatura porteña se votan tres leyes claves para Macri: una ampliación del Presupuesto 2013, una prórroga de la auditoría del subte y un “tope” al ABL para 2014. Voto en contra las dos primeras y me abstengo en la otra, por las razones siguientes:
Como todos los años, con el pretexto del aumento salarial a los trabajadores de la Ciudad -que no es un aumento genuino, sino una recomposición parcial- Macri trae una ampliación presupuestaria, que es la mayor de los últimos años. Es por casi 7.200 millones de pesos y significa un 18% de aumento sobre el Presupuesto 2013 vigente.

Larreta, ausente

El debate se hace sin que Rodríguez Larreta haya cumplido en venir al recinto. Según la Ley 2.506 de Ministerios, “el jefe de gabinete de ministros debe concurrir a la Legislatura dos veces por año, en junio y noviembre, para informar sobre la marcha del Plan General del Gobierno”.
Termina junio y Larreta no apareció. Debería explicar, por ejemplo, por qué la ejecución (lo gastado) al primer trimestre en Vivienda es un 8%, en obras en escuelas es 6% y en obras en hospitales es apenas 5%, mientras que en el subte es 100%. O sea, en tres meses el subte se consumió la plata de todo el año…

Macri oculta datos

Cuando a fin de 2012 se debatió el Presupuesto 2013, cuestionamos que se tomara el mismo índice de inflación ficticio del INDEC. Según el PRO, era por “criterios técnicos”.
Hace poco Macri lanzó su índice porteño, mientras despedía a la delegada de ATE de Estadística, Tamara Lescano. No sabemos qué índice tomará para 2014. Lo que sí sabemos es que al estimar una inflación muy menor a la real estaban ocultando ingresos.
De los 7.200 millones de ampliación, algo más de 6.000 millones vienen por la mayor recaudación, sobre todo de Ingresos Brutos. En este tema, Macri sigue ocultando cuánto deja de percibir la Ciudad por las exenciones fiscales concedidas a grandes empresas en los llamados distritos. Técnicamente se llama gasto tributario. Y también sigue exenta la renta financiera y la compra-venta de acciones.
Ocultan ese dato porque son montos millonarios que les perdonan a grandes compañías, mientras se subió tanto el ABL que ahora, como se vienen las elecciones, le ponen un tope para el 2014 (ver subtitulo abajo).

Macri endeuda a la Ciudad

Los otros 1.125 millones de ampliación vienen por “disminución de la inversión financiera”. O sea, son recursos disponibles que no fueron utilizados: 290 millones por mayor recaudación del 2012, otros 419 millones de los títulos para obras viales y 416 millones de los bonos en dólares para financiar deuda.
Esto significa que Macri endeudó a la Ciudad y a los vecinos sin tener definido qué obras se iban a financiar ni cuánto iban a costar. Total, después termina cambiando el destino original de esos fondos. ¿Quién se beneficia con esa política de endeudamiento creciente? Los bancos y el sector financiero.

El verso del aumento salarial

Como en el Presupuesto 2013 Macri no incluyó ni un peso para aumento salarial, cosa que también criticamos, ahora trae esta ampliación. Pero mezcla lo justo con lo injusto, cuando debería ir por separado.
Desde ya, nadie se niega al aumento salarial, que además debería ser mayor. No puede ser que una maestra gane poco más de 4.000 pesos netos al mes, que una enfermera inicial no llegue a 5.000 pesos o que los contratados del área de Niñez ganen 3.500 pesos.
Junto a lo que va para salarios, en esta ampliación Macri contrabandea altas partidas que van a sectores privados. Por ejemplo 142 millones más en subsidios a la educación privada, con lo que totalizan 1.769 millones este año. O los subsidios a grandes empresas privadas por servicios que son malos y caros, y que si los gestionara el Estado con control social serían mejores y más baratos: el subte y la basura.

Millones a la basura

A las cinco empresas privadas -cuyo contrato está vencido y prorrogado- Macri les destina 302 millones más por los supuestos “mayores costos” o “redeterminación de precios”. Así, esas empresas se llevarán este año un total de 3.237 millones de pesos.
El costo anual del servicio privado por cada cuadra limpia es de 144 mil pesos, mientras que el servicio estatal cuesta 54 mil pesos. En resumen, las privadas nos cuestan un 267% más, o sea casi tres veces más caras que el servicio del Ente de Higiene Urbana. En este gran negocio privado ahora entraría Covelia, una empresa ligada a Moyano.
Si se reestatizara el servicio de basura, ahorraríamos más de 2.000 millones que se podrían destinar a las áreas sociales.

El colmo: el subte

Al subte van 649 millones de pesos. De ese total, 220 millones son para “obras de emergencia” sin detalle, incluido poner aire acondicionado en las líneas B y D. ¡Está bárbaro poner aire, porque como en esas líneas Metrovías sacó coches y por ende hay menos frecuencias, la gente viaja peor!
El mayor problema son los otros 429 millones, que van en subsidios a Metrovías. Según Macri, es por “el retraso en la actualización de las tarifas y los incrementos en los costos de prestación”. ¡Todo verso, para cuidarle el bolsillo a Metrovías!
Es la misma Metrovías a la que Cristina puso en el Sarmiento, donde hace poco tuvimos el desastre de Castelar. La misma Metrovías a la que en marzo Macri le renovó la concesión del subte. La misma Metrovías que desde hace 19 años se embolsa los subsidios estatales, terceriza las ganancias a empresas del mismo Grupo Roggio y dibuja mayores pérdidas en sus balances.
Por eso denuncié penalmente a Metrovías por defraudación al Estado. La causa la lleva el Juzgado de Instrucción Nº 18 y ya el presidente de la Comisión Nacional de Valores me solicitó copia.
Como es sabido, por el amparo que presenté sigue suspendido el aumento del subte. Se ve que como la empresa gana menos, Macri la quiere compensar con subsidios. ¡Pero los costos reales siguen siendo un secreto, porque no se hizo ninguna auditoría!

Encima, postergan la auditoría

La Ley 4.472 del subte -que yo voté en contra- daba 180 días hábiles para finalizar la auditoría. Como el plazo venció el 27 de junio y la auditoría sigue en veremos, Macri quiere prorrogarla hasta el 31 de octubre, después de las elecciones. En suma, le dan 429 millones de pesos a Metrovías sin ningún fundamento y encima prorrogan el plazo para la auditoría. ¡Una vergüenza!
Como en la mayoría de las capitales del mundo, aquí deberíamos tener un subte estatal, al que si le ponemos control social de sus trabajadores y usuarios podría brindar un servicio eficiente, seguro y económico. Esa es nuestra propuesta, por la que voy a seguir luchando.
Supongo que el bloque K no vota la ampliación presupuestaria, pero sería muy grave que le apruebe a Macri la prórroga de la auditoría. En todo caso, nuestros lectores sabrán sacar las conclusiones.

¿Un “tope” al ABL?

Esta nueva ley del PRO es una lavada de cara por la campaña electoral.
El tarifazo del ABL votado en 2012 fue brutal. El bloque K votó en contra de ese artículo en particular, pero votó a favor la ley en general sabiendo que el PRO tenía los votos para imponer el aumento.
Algunas boletas llegaron hasta con un 300% de aumento. Y este año el ABL siguió subiendo. Como se prevé que el año próximo la suba rondaría un 100%, ahora Macri quiere caer simpático para juntar algunos votos. Entonces pone un tope del 30%, que igual es mayor a la inflación prevista para 2014.
Ante esta maniobra, sigo defendiendo el proyecto de ley que en mayo de 2012 presentaron nueve asociaciones de consumidores y usuarios, y que firmamos 19 diputados de varios bloques de la oposición. Ahí tomamos en cuenta justamente lo que Macri niega: que el ABL debe ser acorde al valor del inmueble pero también a la capacidad contributiva de cada vecino: Por eso proponemos cuatro puntos:

  • Eximir del ABL a todo contribuyente con ingresos menores a dos jubilaciones mínimas o dos salarios mínimos.
  • Eximir del ABL a los jubilados, pensionados y discapacitados cuya vivienda única tenga una valuación fiscal de hasta 300.000 pesos.
  • Mantener el valor del ABL de 2011 a los inquilinos de vivienda hasta finalizar su contrato.
  • Eliminar el piso arbitrario de 600 pesos para vivienda y 200 pesos para baulera, para que se pague según la valuación fiscal.

Ese proyecto sigue siendo válido y llamo a los diputados que lo firmaron a no votar la lavada de cara del PRO. No puede ser que se les perdone el ABL y otros impuestos a grandes empresas, pero se castiga a los vecinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *