Sobre el discurso de Cristina: no le creemos, la afortunada es ella, no nuestro país

Spread the love

CristinaAnte el último discurso de la presidenta, el diputado porteño Alejandro Bodart (MST en Proyecto Sur) rebatió: “No le creemos: acá la afortunada es ella, no nuestro país. Cristina utiliza la crisis global y el desempleo español para imponer un techo a las paritarias del 20 por ciento cuando la inflación superó el 30. Pero los trabajadores, que no llegan a fin de mes, ya no compran más su doble discurso.”

Bodart añadió: “Frente al ‘relato’ de la presidenta no sólo hay que ir por paritarias sin techo en todos los gremios, sino terminar con el impuesto al salario y el empleo en negro.”

Un pensamiento en “Sobre el discurso de Cristina: no le creemos, la afortunada es ella, no nuestro país

  1. La cadena nacional de la presidenta reflejó –una vez más- la desfachatez de un gobierno con discurso progre que quiere ajustar a los trabajadores.
    La presidenta habló de combatir la inflación (esto implicaría que la reconoce). Lo que no dijo, es que no tienen ni la mínima voluntad, o por lo menos la idea, de cómo frenarla. Tras el fracaso de las “milanesa para todos” y otros anuncios grandilocuentes que no resolvieron nada, ahora la presidenta le huye a su responsabilidad y pretende que la inflación la combatan los consumidores “haciendo vacio”..! Es curioso como la comandante cristina, que quiere enfrentar al imperialismo, no pueda “obligar ni acordar” un precio con las empresas (monopólicas) de alimentos.
    Peor aún, la presidenta de los 40 millones de argentinos, reconoció: “si no te defendés vos, no te defiende nadie”; vale preguntarse ¿Cristina se volvió anarquista y descree del rol del Estado o reconoce su propia incapacidad de solucionar los problemas de los argentinos?
    El remate vino cuando envió un mensaje a los trabajadores, a pesar de reconocer que hay inflación pidió “aterrizar” los reclamos paritarios. Cristina citó la situación mundial para atemorizar y “poner en caja” al pueblo.
    En resumen, No se puede acordad precios con los empresario; pero si se puede pedir a los trabajadores que amengüen sus reclamos y se banquen la inflación como puedan…(haciendo vacio)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *