No al desalojo de la “Copa del Pueblo”

Spread the love

20140603_154212Todo apoyo a las familias de la ocupación
“Copa del Pueblo”en Itaquera, San Pablo

En las vísperas de la Copa del Mundo de fútbol, vemos a Brasil con movilizaciones legítimas protagonizadas por los sectores más oprimidos de la población. Hay un contraste dramático entre los mil millones de reales gastados con el evento de la FIFA y las enormes demandas no atendidas del pueblo brasileño con relación a la educación, salud, transporte y vivienda. La Copa del Mundo también sirve para profundizar la degradación de las condiciones de vida de una parcela significativa de la clase trabajadora y del pueblo.

Se está incrementando el aparato represivo del Estado y su acción absolutamente abusiva contra los movimientos sociales y los pobres de forma general. Un poderoso símbolo de ese contraste y de esos ataques es la situación de cuatro mil familias de trabajadores “sin techo” que ocuparon un terreno antes destinado exclusivamente a la especulación inmobiliaria a menos de cuatro kilómetros del nuevo Estadio construido para la apertura de la Copa del Mundo en Itaquera, zona este de la ciudad de São Paulo.

Al ocupar ese terreno dejado sin uso por sus propietarios hace muchos años, las familias organizadas por el Movimiento de los Trabajadores sin Techo (MTST) luchan legítimamente por su derecho a la vivienda en un país con un déficit habitacional del orden de siete millones de casas. Gran parte de esas familias vivían en condiciones precarias, víctimas del exorbitante aumento de los alquileres y de la valorización predatoria de los terrenos en los últimos años, un fenómeno fuertemente agravado por las obras relacionadas a la Copa del Mundo. La ocupación “Copa del Pueblo” en Itaquera es un símbolo poderoso de la lucha legítima del pueblo brasileño por sus derechos y no puede ser tratada como caso de policía y de represión.

Por todo eso, entendemos cómo inaceptable la amenaza de desocupación que pesa sobre la ocupación “Copa del Pueblo”. No podemos admitir que las autoridades brasileñas opten por la utilización del aparato represivo para expulsar familias de trabajadores de un terreno que solo ahora, con su presencia, está cumpliendo su función social. Manifestamos nuestra total solidaridad a las familias de la ocupación “Copa del Pueblo” y a la lucha del MTST. Exigimos de las autoridades brasileñas que atiendan las reclamaciones del MTST y retiren inmediatamente cualquiera amenaza de desocupación del terreno ocupado.

Alejandro Bodart (Diputado de la Ciudad de Buenos Aires – MST Nueva Izquierda)
Vilma Ripoll (Diputada de la Ciudad de Buenos Aires m/c MST Nueva Izquierda)
Sergio García (Secretario de Relaciones Internacionales MST Nueva izquierda)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *