Reconocimiento profesional de los/as Licenciadas/dos en enfermería (16/04/15)

Spread the love

wpid-COMISION2.gifProyecto de Ley Reconocimiento profesional para las y los Licenciados en Enfermería

Artículo 1°.- Modifícase el inciso 1.1 del artículo 1º del Anexo I “Carrera Municipal de Profesionales de Salud” incluido en el artículo 1º de la Ordenanza Nº 41.455/86, el que quedará redactado de la siguiente forma:

“1.1 Quedarán incluidos en la presente carrera los siguientes profesionales:

  • Médicos.
  • Odontólogos.
  • Obstétricas.
  • Bioquímicos.
  • Licenciados en Bioquímica.
  • Licenciados en Biología.
  • Licenciados en Ciencias Químicas con orientación Análisis Biológicos.
  • Doctores en Ciencias Químicas con orientación Análisis Biológicos.
  • Licenciados en Análisis Clínicos.
  • Bacteriólogos.
  • Farmacéuticos.
  • Terapistas Físicos.
  • Expertos en Física de las Radiaciones.
  • Psicólogos.
  • Licenciados en Psicología.
  • Psicopedagogos.
  • Licenciados en Psicopedagogía.
  • Licenciados en Ciencias de la Educación (especialización en psicopedagogía).
  • Licenciados en Sociología.
  • Antropólogos.
  • Musicoterapeutas.
  • Terapistas Ocupacionales.
  • Terapeutas Ocupacionales.
  • Licenciados en Terapia Ocupacional.
  • Fonoaudiólogos.
  • Licenciados en Fonoaudiología.
  • Kinesiólogos.
  • Licenciados en Kinesiología.
  • Kinesiólogos Fisiatras.
  • Fisioterapeutas.
  • Dietistas Nutricionistas.
  • Licenciados en Nutrición.
  • Asistentes Sociales.
  • Trabajadores Sociales.
  • Visitadores de Higiene.
  • Visitadores de Higiene Social.
  • Licenciados en Servicio Social de Salud. Licenciados en Servicio Social.
  • Licenciados en Sistemas de Información para la Salud.
  • Estadísticos o licenciados en Estadísticas para la Salud.
  • Licenciados en Comunicación Social.
  • Licenciados en Ciencias de la Comunicación.
  • Licenciados en Enfermería

Podrá incluirse otra profesión universitaria de acuerdo al requerimiento del progreso científico, la demanda de servicios y/o las prioridades fijadas por la política sanitaria de la Ciudad de Buenos Aires. Tales inclusiones serán realizadas por el Departamento Ejecutivo a propuesta de la Secretaría de Salud Pública y Medio Ambiente.”

Art. 2º.- La inclusión de profesionales establecida en el artículo 1º comprende el reconocimiento de su antigüedad y función.

Art. 3º.- Comuníquese, etc.

Fundamentos
Sra. Presidenta:

Las leyes nacional (24.004) y local (298) de Ejercicio de la Enfermería reconocen en sus artículos 3º y 5º respectivamente, dentro del nivel profesional, a las y los licenciados universitarios. En la Ciudad de Buenos Aires, sobre un total de unas 9.000 enfermeras que se desempeñan en el sistema público de salud actualmente más de 2.500 son licenciadas.

Desde hace años distintos sectores sociales y políticos venimos reclamando el necesario reconocimiento del carácter de profesionales universitarios de las y los licenciados en Enfermería y su consiguiente inclusión en la carrera profesional municipal regulada por la Ordenanza 41.455, con rango de ley. Por ejemplo, la Asociación de Licenciados en Enfermería (ALE) ha presentado proyectos legislativos en ese sentido, que hemos acompañado con nuestra firma. Asimismo, dicha propuesta de reconocimiento forma parte de nuestro proyecto de ley sobre emergencia en la salud pública.

Lamentablemente, y a contramano de la tendencia nacional e internacional al reconocimiento, el Gobierno de la Ciudad todavía sigue manteniendo a las y los licenciados en Enfermería en una situación de flagrante discriminación respecto de todos los otros profesionales universitarios que trabajan en la administración pública porteña. En efecto, mientras toda la variedad de profesionales ya están incorporados a la carrera, los únicos excluidos son las y los licenciados en Enfermería, a quienes injustamente se les priva de sus derechos -como la licencia anual por estrés- al asimilarlos al Escalafón General.

Junto a los bajos salarios y al déficit de dotación que implica sobrecarga laboral, esta falta de reconocimiento es precisamente una de las principales razones de la constante sangría de enfermeras y licenciadas desde el sistema público hacia la salud privada.

Terminar con el apartheid contra Enfermería 

El artículo 1º de la Ordenanza 41.455 vigente dispone: “La carrera establecida por la presente ordenanza comprende a los profesionales universitarios que prestan servicios con carácter permanente en las áreas dependientes de las Direcciones Generales de Atención Médica y Técnica Administrativa de la Secretaría de Salud Pública y Medio Ambiente, cuyas actividades de programación y normatización se consideran indispensables para la protección, recuperación, rehabilitación y la ulterior reinserción de las personas en su medio sociolaboral.”

No hubo ni hay en el gobierno porteño quien pueda explicar con argumentos coherentes por qué esta definición legal no comprende a las y los licenciados en Enfermería, que además son parte indispensable e insustituible del equipo de salud. Mantener relegada y desvalorizada a la Enfermería es parte del ya largamente perimido modelo médico-hegemónico que es preciso desterrar para siempre.

En primer lugar, las y los licenciados en Enfermería cumplen con todos los requisitos que señala la Ordenanza: son profesionales universitarios, prestan servicios con carácter permanente y sus actividades se consideran indispensables para la protección, recuperación, rehabilitación y la ulterior reinserción de las personas en su medio sociolaboral.

En cuanto al último párrafo del inciso 1.1 que abre la posibilidad de incluir otras profesiones universitarias, las y los licenciados en Enfermería cumplen con los requerimientos del progreso científico, su profesión posee título de grado y puede acceder a diversas maestrías y doctorados interdisciplinarios por calificar sobradamente con la formación académica. La demanda de servicios de enfermeras/os altamente calificados es innegable vistas las necesidades cada vez más complejas en el proceso salud-enfermedad y atención. Y en materia de las prioridades fijadas por la política sanitaria, en numerosas oportunidades las autoridades del Ministerio han tenido que reconocer que Enfermería es el recurso humano más crítico y por ende debería ser preservado, desarrollado y jerarquizado. Por caso, en el Plan de Gobierno 2015 anexo al Presupuesto, el propio Ministerio de Salud plantea como uno de sus objetivos “optimizar la gestión de recursos humanos, reforzar acciones para asegurar la dotación en guardia y enfermería”.

Por otra parte, si tomamos la proporción respecto del total de profesionales universitarios del área de salud, sobre los 13.500 que tiene el sistema unos 2.500 son licenciados en Enfermería. Y si vemos el peso de sus tareas concretas, la OMS señala que alrededor del 70% de las acciones en salud son competencia de Enfermería y reconoce a dicha profesión como un pilar sustancial en la conformación y estructuración de los sistemas de salud.

Las presiones que sobre el Poder Ejecutivo ejerza algún sindicato municipal a fin de retener su base de afiliados no pueden estar por encima del principio democrático elemental de considerar a las y los licenciados en Enfermería igual que a todos los demás profesionales universitarios de la salud, como sus pares, y por lo tanto con los mismos derechos.

El art. 11 de la Constitución de la Ciudad es muy claro: “Todas las personas tienen idéntica dignidad y son iguales ante la ley. Se reconoce y garantiza el derecho a ser diferente, no admitiéndose discriminaciones que tiendan a la segregación por razones o con pretexto de raza, etnia, género, orientación sexual, edad, religión, ideología, opinión, nacionalidad, caracteres físicos, condición psicofísica, social, económica o cualquier circunstancia que implique distinción, exclusión, restricción o menoscabo. La Ciudad promueve la remoción de los obstáculos de cualquier orden que, limitando de hecho la igualdad y la libertad, impidan el pleno desarrollo de la persona y la efectiva participación en la vida política, económica o social de la comunidad.” (Subrayados nuestros)

El sistema público de salud de la Provincia de Buenos Aires ya hace años que ha incluido a las y los licenciados en Enfermería en igualdad de condiciones y derechos que los demás profesionales universitarios. Lo mismo han hecho San Juan, Mendoza, Neuquén, Misiones, Buenos Aires y Entre Ríos. Y de igual manera el reconocimiento profesional de la Enfermería avanza a nivel internacional.

¿Con qué cara, entonces, el Gobierno de la Ciudad puede seguir considerando a los licenciados en Enfermería distintos e inferiores al conjunto de profesionales universitarios?

Una doble discriminación 

Como la amplia mayoría de los licenciados en Enfermería son mujeres, en los hechos su no inclusión en la carrera profesional de salud significa una doble discriminación, lo que genera malestar y frustración.

Respecto de la igualdad entre varones y mujeres, la Constitución de la Ciudad es clara en su artículo 36: “La ciudad garantiza en el ámbito público y promueve en el privado la igualdad real de oportunidades y trato entre varones y mujeres en el acceso y goce de todos los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales a través de acciones positivas que permitan su ejercicio efectivo en todos los ámbitos, organismos y niveles y que no serán inferiores a los vigentes al tiempo de sanción de esta Constitución.” Y el artículo 38 reafirma: “La ciudad incorpora la perspectiva de género en el diseño y ejecución de sus políticas públicas y elabora participativamente un plan de igualdad entre varones y mujeres. Estimula la modificación de patrones  socioculturales estereotipados con el objeto de eliminar prácticas basadas en el prejuicio de superioridad de cualquiera de los géneros… fomenta la plena integración de las mujeres a la actividad productiva…”

Las enfermeras y licenciadas son muy a menudo cabeza de hogar, con hijos, y llevan adelante un enorme sacrificio cotidiano. Para muchas de ellas, además, completar sus estudios de grado y obtener la licenciatura significó un esfuerzo adicional durante años. En vez de desalentar su formación y su progreso, el Gobierno de la Ciudad de una vez por todas debería reconocerlas y jerarquizarlas como lo que son: profesionales universitarias.

Por otra parte, los bajos salarios y la falta de enfermeras obligan a complementar su jornada habitual mediante horas extras: los llamados módulos. Tanta es la cantidad que se realiza, que el Informe Final 3.12.10 de la Auditoría General de la Ciudad (último disponible) señala que los módulos realizados en Enfermería en 2011 equivalen nada menos que a 2.988 cargos faltantes. Por eso en sus Conclusiones dicho Informe afirma: “La falta de personal de enfermería en la Ciudad de Bs. As. no es una excepción, lo que genera una sobrecarga de trabajo, que conlleva un aumento en los factores de riesgo, producto de la implementación del sistema de módulos (instrumento que fue creado para subsanar en forma excepcional la falta de enfermeros cargando de horas extras a personal en actividad).”

Esta situación provoca un doble daño: se deteriora la salud de las enfermeras y esto a su vez disminuye la calidad de atención en los servicios de los hospitales y centros de salud.

Cuidar a las enfermeras es cuidar a los pacientes 

Las injustas restricciones que padecen las y los licenciados en Enfermería inhiben su desarrollo como personas y como profesionales. En el marco de los otros déficits arriba señalados (salario insuficiente, largas jornadas, malas condiciones laborales) es indudable que esto afecta su tarea diaria. Esto repercute seriamente en el derecho de los usuarios de la salud pública porteña a recibir cuidados de enfermería, continuos, de calidad y oportunos, lo que aumenta sus probabilidades de riesgo.

Enfatizamos entonces la importancia de contar con enfermeras/os con una sólida formación universitaria, capaces de ser responsables del cuidado de personas enfermas y sanas, aportando a la calidad en salud que se merecen los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires y todos aquellos que se atienden en sus hospitales públicos y CeSACs.

Con la profunda convicción política y personal de que es urgente que el Gobierno de la Ciudad salde esta vieja deuda con las y los licenciados en Enfermería de su salud pública, proponemos el debate y la aprobación de este proyecto de ley.

9 pensamientos en “Reconocimiento profesional de los/as Licenciadas/dos en enfermería (16/04/15)

  1. que se haga justicia, el paciente esta las 24 hs en compania y atencion de enfermeria, merecemos no ser discriminados de esta manera, tarea mas insalubre y expuesta no hay en el hospital.

  2. Hola me parece muy bien pero quedamos a fuera los licenciados en producción de bioimagenes tendrían que incorporarnos fuimos tecnicos radiologos que hicimos la licenciatura en la facultad de medicina UBA .saludos cordiales Claudio.

  3. siempre me pregunte por que se pregona la capacitación permanente , si no se la paga ni se la reconoce . evidentemente a este gobierno burocrático y a los sindicatos cómplices no les importa .

  4. Perdón Sandra Gerrero no quisiera dejar pasar un error conceptual muy importante. Nuestra profesión es Enfermería la Licenciatura es un nivel académico. Saludos.
    Lic Nora N.Laza

  5. merecemos y necesitamos que se haga justicia , para todas las que nos superamos a nosotras mismas , y continuamos haciendolo , para mejorar la atemcion de los pacientes y sus familiares, y tambien para poder obtener el tan ansiado y necesitado titulo de PROFESIONALES , QUE LO MERECEMOS POR QUE NOS DESEMPEÑAMOS COMO PROFESIONALES , TAL VEZ MUCHO MEJOR , QUE LOS QUE TIENEN Y COBRAN COMO PROFESIONALES ( SIN DESMERECER A NADIE , Y AL QUE LE QUEPA EL SAYO , QUE SE LO PONGA )

  6. soy lic. tendrian que pagar los titulos ya que con mucho sacrificio estudimos y tambien tendrian que contemplar para todos los que trabajamos en cuidados intensivos ya que es trabajo insaluble el dos por uno a la hora de jubilarnos

Responder a ricardo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *